Nuestro deber es estar junto a las víctimas

Ethel Barylka

Shifra Yojeved Horowitz Z¨L hubiera sido simplemente una más de las silenciadas y anónimas víctimas de Walder, si no fuera por el hecho que un día después del suicidio de este delincuente, ella misma se quitó la vida. Imposible afrontar tanto dolor, tanta tenebrosidad y semejante hipocresía.

 

Shifra Yojeved Horowitz, terminó con su vida, el pasado martes,  porque su alma herida no podía soportar las celebraciones que se realizaron durante y después de sepelio del violador, enterrado como “Tzadik“, al que importantes rabinos lo llenaron de elogios, mientras que parte de las prensa jaredí reproducía sin vergüenza sus palabras.

 

El muy conocido escritor y educador jaredí Walder, que fuera denunciado por no menos que 22 casos de abuso sexual, a niños, niñas y mujeres, decidió salirse por la fácil y quitarse la vida, después de haber sido citado por el Tribunal Rabínico encabezado por el Rabino Shmuel Eliahu, Rabino Jefe de la ciudad de Tzfat, figura respetada y reconocida tanto en ámbito del sionismo religioso como de gran parte del público jaredí.

 

El rav Eliahu no dejó lugar a dudas sobre su posición cuando pocas horas después del suicidio dijo: “No irá al cielo en absoluto. Gente así no va al cielo” dijo, haciendo referencia a la carta que dejó Walder antes del suicidio instando al Rav Eliahu a comparecer ante el Tribunal Celestial.

“El suicidio era predecible: en un intento de silenciar a las víctimas…, amenazó con suicidarse”. “La severidad de lo que hizo como asesinar a alguien.  Ahora, tenemos que preocuparnos por las víctimas. No por él. Vi la horrible cicatriz que dejó en esos niños y niñas”. Agregó el Rav Eliahu.

La posición del rabino de Tzfat es una voz de cordura en un mar de manipulación e hipocresía, en el mejor de los casos. Algunos medios jaredíes continuaron hablando de Walder como víctima y su sepelio fue acompañado con honores sin que faltaran quienes lo consideraron públicamente como inmolado, por el lashón hará, la maledicencia contra un supuesto inocente, invirtiendo los conceptos de víctima y perpetrador.

El mundo jaredí se ve sacudido por una serie de escándalos de este tipo en los últimos meses, pero no es un problema de “ellos”, es un asunto indisoluble. La sociedad judía toda debería hacer propio el grito de las víctimas y denunciar la manipulación realizada por algunos de sus líderes.

Deberíamos todos rugir, cuando el alcalde de Benei Brak pronuncia elogios en el funeral o cuando el Rabino Jefe del Estado de Israel visita a la familia, para expresar sus condolencias por la pérdida.

No hay lo que encubrir, no hay lo que justificar.

Walder, podría haberse presentado ante el Tribunal Rabínico y hasta podría haber reconocido su culpabilidad, y comenzar su camino de arrepentimiento, y corrección. Una mínima reparación a sus víctimas y un compromiso de cesar las agresiones a nuevos damnificados. El judaísmo siempre deja la alternativa del retorno.

Su suicidio, no deja lugar a dudas acerca de su culpabilidad, pero son aquellos que no reconocen y continúan desatendiendo el clamor de las victimas quienes, con su actitud, ayudan a otros “Walder” a continuar aprovechándose de su jerarquía y su poder.

Shifra Yojeved Horowitz z¨l se quitó la vida, que le había sido quitada por el escritor.

No son “ellos” y “nosotros”, cuando un ser humano, niño o adulto es quebrantado en lo más íntimo de su ser, poco importa si el abusador lleva kipá o no. O si es de los “míos” o no. Alguien ha roto las reglas de juego de la dignidad humana y de la familia a la que todos pertenecemos.

Nuestro deber es estar junto a las víctimas.

 

Share:

2 Comments

  • Esterkrengel, 2 enero, 2022 @ 6:57 pm Reply

    Que lamentablemente los hechos,pero que acertados tu comentario.
    Esperando que llegue a la mayor cantidad de jaridim.tu mensaje

  • Fruma Margolis, 2 enero, 2022 @ 10:03 pm Reply

    Me parece terrible la actitud del Rabino. Si la protesta sirve yo la apoyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *