Ki Tisa Parashat Hashavua Shemot

La santidad no está en el objeto

Por Ethel Barylka