Golda Meir se desempeñó como la primera mujer Primera Ministra de Israel durante el período turbulento de la Guerra de Yom Kippur. La pasión de Meir por el sionismo laborista la llevó a hacer aliá y unirse a un kibutz en 1921. En 1949, fue elegida miembro de la Knesset y se convirtió en Ministra de Trabajo antes de convertirse en Ministra de Relaciones Exteriores en 1956 y Primera Ministra en 1969. Si bien Israel pudo recuperar la ofensiva después de la Guerra de Yom Kippur, las bajas masivas fueron vistos como un fracaso de Meir, y renunció a su cargo en 1974. Sin embargo, con el tiempo sus logros como estadista han sido reconocidos nuevamente.

En el panteón de ilustres líderes nacionales existe un subgrupo aún más elitista, las jefas de Estado, entre las que se encuentra una mujer judía: Golda Meir, Primera Ministra de Israel de 1969 a 1974. Pionera, visionaria, arriesgada, incansable fondo -levantadora, elocuente defensora, fue una activista de primer orden, una de las fundadoras del estado judío, una mujer cuya historia de vida es tan central en el mito del sionismo moderno como la de Theodor Herzl, Chaim Weizmann y David Ben -Gurión. Los presidentes y los reyes encontraron encantadora su obstinación, mientras que su apariencia de abuela y su estilo personal de hablar claro la ganaron el cariño de la gente común de todo el mundo. En su tiempo, Golda fue tan admirada como la reina Isabel y tan conocida por su nombre de pila como lo es Madonna en la actualidad. Sin embargo, a pesar de todos sus logros y fama, Golda Meir, como Indira Gandhi de India y Margaret Thatcher de Gran Bretaña, no era una amiga particular de las mujeres.

Meir nació el 3 de mayo de 1898 en Kiev, Ucrania. Su padre, Moshe Mabovitch, un hábil carpintero, y su madre, Blume Naidtich, la llamaron así por su bisabuela materna, una matriarca dominante que vivió hasta los noventa y cuatro años y que siempre tomaba sal en lugar de azúcar en su té para recordar la amargura de los judíos en la diáspora. Golda Meir estaba complacida con este legado. Se identificaba más, dijo, con sus parientes “tenaces”, “intransigentes”, especialmente con su abuelo paterno, quien fue secuestrado a los trece años en el ejército del Zar, pero se resistió a convertirse al cristianismo y se negó a comer traif (comida no kosher). Los Mabovitch mantuvieron kosher, observaron las festividades judías y compartieron las comidas tradicionales de los sábados con su familia extendida, todos perdidos más tarde en el Holocausto. Meir recordó a todos sentados alrededor de la mesa cantando canciones hebreas, pero describió haber crecido en “un hogar no particularmente religioso”. Recordó vívidamente su primera infancia como una época de pobreza abyecta y pogromos aterradores, y atribuyó su compromiso de toda la vida con la seguridad judía a sus recuerdos de violencia antisemita y la experiencia de esconderse de los cosacos.

A los catorce años, Meir se graduó de la Escuela Primaria de la Calle Cuarta como la mejor estudiante de su clase, pero tuvo que luchar contra sus padres por el derecho a ir a la escuela secundaria. Ella quería ser maestra; y ellos querían que ella encontrara un marido. “No vale la pena ser demasiado inteligente”, advirtió su padre. “A los hombres no les gustan las chicas inteligentes”. Desafiándolo, se matriculó en la Escuela Secundaria de la División Norte de Milwaukee y tomó trabajos después de la escuela para pagar sus gastos.

Harta, Meir se escapó a vivir con su hermana y su cuñado en Denver, donde asistió a la escuela y pasó las tardes escuchando a los amigos radicales de Shayna: anarquistas, sionistas socialistas y sionistas laboristas cuyos debates ayudaron a refinar la filosofía política de Golda. También se enamoró de Morris Myerson, un pintor de letreros tranquilo y con anteojos que amaba la poesía y la música y la exponía a conferencias sobre literatura e historia, pero que nunca compartió completamente su pasión sionista. Una carta de disculpa de sus padres le permitió regresar a casa después de un año, y en 1916 se graduó de la escuela secundaria y se matriculó en un programa de tres años en la Escuela Normal de Milwaukee, una escuela de formación de profesores. Tres veces por semana, enseñaba a los niños a leer, escribir e historia en una escuela popular, una escuela de yiddish en el Centro Judío de Milwaukee, pero su verdadera enseñanza tuvo lugar en las esquinas de las calles, para gran angustia de su padre, donde daba conferencias sobre el sionismo laborista.

En noviembre de 1917, Gran Bretaña emitió la Declaración Balfour apoyando “el establecimiento en Palestina de un Hogar Nacional para el pueblo judío”. Un mes después, en Nochebuena, Golda Mabovitch se casó con Morris Myerson con la condición de que emigraran a Palestina y vivieran en un kibutz.  Pero cuando llegaron en 1921, el comité de admisión los rechazó, diciendo que el kibutz no estaba listo para parejas casadas. Atónitos, solicitaron nuevamente y se les concedió una residencia de prueba durante la cual Golda recogió almendras y plantó árboles jóvenes, Morris trabajó en los campos y los miembros del kibbutz se enamoraron de los discos fonográficos y clásicos de Morris. Esta vez, fueron aceptados.

En poco tiempo, Meir se convirtió en una kibutznik modelo y en una experta en la cría y alimentación de pollos, que el kibutz la envió a Haifa para un curso de administración y luego la eligió como su representante ante la Histadrut [Federación General del Trabajo].

Mientras Golda florecía, Morris, que había contraído malaria, se sentía inútil y desconsolado. Él se negó rotundamente a tener hijos a menos que ella accediera a criarlos en un entorno familiar convencional. Después de dos años y medio (“los más felices de mi vida”), dejaron Merhavyah para ir a Jerusalén, donde Golda, que dio a luz a un hijo, Menajem, en 1924, y a una hija, Sara, en 1926, trató valientemente de ser una madre. esposa y madre tradicional en medio de una vida de absoluta pobreza. Morris trabajaba como tenedor de libros para Histadrut Building Office, que no siempre pagaba sus salarios, y Golda escatimaba y hacía trueques para llegar a fin de mes. A cambio de las cuotas de la guardería de Menachem, ella lavaba la ropa de la escuela a mano, sin importarle el trabajo, pero anhelando el trabajo con un propósito sionista y desesperada por una comunidad significativa.

Un día de 1928, se encontró con un viejo amigo, David Remez, quien le ofreció el puesto de secretaria del Mo’ezet ha-Po’alot de Histadrut, el Consejo de Mujeres Trabajadoras. Sabiendo que Morris nunca lo aprobaría, aceptó el trabajo y se mudó a Tel Aviv con sus hijos y su hermana. Morris los visitaba los fines de semana, pero, en esencia, su matrimonio había terminado. La separación se hizo definitiva diez años después, aunque nunca se divorciaron legalmente, pero hasta la muerte de Morris en 1951, Golda continuaría sintiéndose culpable “porque no pude ser la esposa que él quería y debería haber tenido”.

Ascendiendo rápidamente en las filas, Meir se convirtió en miembro del Comité Ejecutivo de la Histadrut en 1934 y jefe de su departamento político dos años después. Durante la Segunda Guerra Mundial, ocupó varios puestos clave en la Organización Sionista Mundial y en la Agencia Judía, la máxima autoridad judía en la Palestina administrada por los británicos, que funcionó como el gobierno del Yishuv (asentamiento judío). Cuando el liderazgo masculino fue arrestado por contrabando de refugiados, ella se desempeñó como directora interina de la agencia, y hasta el final del mandato fue su portavoz en los tratos con los británicos.

Con el establecimiento del Estado de Israel en 1948, quedó claro que la confrontación armada con los árabes era inevitable. Se necesitaba una gran cantidad de dinero para equipar a las fuerzas armadas. Debido a que hablaba un inglés perfecto, Meir se ofreció como voluntaria para ir a los Estados Unidos a solicitar veinticinco millones de dólares de la comunidad judía estadounidense. Recaudó no veinticinco sino cincuenta millones de dólares.

Su coraje tomó muchas formas. En mayo de 1948, con cinco ejércitos árabes concentrados en las fronteras de Israel, Meir se disfrazó de mujer musulmana y cruzó a Transjordania para una reunión secreta con el rey Abdullah, para tratar de persuadirlo de que se mantuviera al margen de la guerra. Abdullah, el simpático abuelo del rey Hussein, con quien ya había tenido dos encuentros clandestinos, la recibió con respeto, pero no respondió a sus súplicas.

En 1956, Ben-Gurión la nombró ministra de Relaciones Exteriores, el segundo puesto más alto en el gobierno. También insistió en que adoptara un apellido que sonara hebreo para representar mejor a su nación de habla hebrea; así Myerson se convirtió en Meir.

Golda Meir, la única ministra de Relaciones Exteriores del mundo, también fue la única ministra de Relaciones Exteriores que no tenía necesidad de formalidades, que volaba en clase turista, que escandalizaba al personal del hotel lavándose a mano su propia ropa interior y lustrando sus propios zapatos, y que entretenía a dignatarios extranjeros en su cocina, en un delantal, sirviéndoles su pastelería casera junto con una severa lección sobre la seguridad de Israel.

En 1966 decidió retirarse del gobierno; Abba Eban asumiría su cargo. Tenía sesenta y ocho años, lista para convertirse en abuela a tiempo completo, ansiosa por leer más, escuchar música, hornear, visitar amigos, reducir la velocidad.

Aunque Meir consideró que su carrera pública había llegado a su fin, la persuadieron para que se convirtiera en secretaria general de Mapai, su partido político, y, en 1967, secretaria del Partido Laborista unificado. Entonces, de repente, en febrero de 1969, el primer ministro Levi Eshkol murió de un ataque al corazón y, para evitar una lucha de poder entre Moshe Dayan y Yigal Allon, el partido la convenció para que se convirtiera en líder de Israel. La jubilación tendría que esperar.

Meir podría haber disfrutado más de cuatro años en el poder si Egipto y Siria no hubieran lanzado un ataque sorpresa el 6 de octubre de 1973 para iniciar la guerra de Yom Kipur. Aunque las fuerzas israelíes pudieron recuperar la ofensiva, sufrieron más de dos mil setecientas bajas, un duro golpe para un país pequeño, y especialmente para los judíos, que miden su supervivencia colectiva una vida a la vez. Hasta el día de su muerte, Meir lamentó no haber seguido su instinto de llamar a las reservas días antes en lugar de seguir los consejos de los expertos en inteligencia militar que no vieron ninguna razón para movilizarse. Presa de una especie de trauma nacional, el público se volvió contra ella; los padres de los muertos le gritaban en las calles y la culpaban a ella y al ministro de Defensa Dayan por las devastadoras pérdidas.  Renunció el 10 de abril de 1974 y el 3 de junio entregó oficialmente el cargo de primer ministro a Yitzhak Rabin.

A pesar de todo su dolor y remordimiento por la guerra de Yom Kippur, a pesar de toda la humillación y el dolor por el rechazo de su gente, fue capaz en sus últimos años de convertirse en una anciana estadista y amada ciudadana pública, una mujer a quien los conductores de autobús insistían en llevar a la puerta de su casa y a quien las organizaciones clamaban honrar. Con el tiempo, su imagen recuperó su brillo y su reputación como filósofa y comediante entró en el reino de la leyenda.

Judía, sionista, israelí: estas fueron las identidades que definieron la vida de Golda Meir. (“No puedo decir si las mujeres son mejores que los hombres”, escribió una vez, “pero puedo decir que ciertamente no son peores”).

Como Primera Ministra, no se centró en la política de cuidado infantil ni se preocupó por los problemas de las mujeres trabajadoras ni usó su influencia para abogar por arreglos de igualdad de género en el hogar o alentar a más mujeres a postularse para cargos públicos.  De hecho, parecía esforzarse por criticar el feminismo y distorsionar los principios del movimiento de mujeres.  Cuando Israel estaba experimentando una epidemia de violaciones violentas y alguien en una reunión de gabinete sugirió que se pusiera a las mujeres bajo toque de queda hasta que los violadores fueran atrapados, Meir respondió: “Los hombres están cometiendo las violaciones. Que sean puestos ellos bajo toque de queda”.

Cuando Ben-Gurión la nombró por primera vez ministra en su gabinete, el bloque religioso se opuso a la idea de que una mujer gobernara sobre los hombres, aunque finalmente accedieron con el argumento de que Débora, la jueza bíblica, había sido aceptable ante Dios.

Así como algunos judíos eligen no identificarse como judíos porque creen que tienen la opción de comportarse como si la condición de pueblo no importara, Golda Meir eligió no identificarse como mujer y se comportó como si el género no importara. Pero, por supuesto, cuando uno es judío y mujer, ambos hechos importan.

Murió el 8 de diciembre de 1978, a los ochenta años, una titán del sionismo moderno, una líder nacional que hizo historia, una de las mujeres más exitosas del siglo XX, todavía sintiéndose culpable por no ser esposa y madre.

Fuente:  Letty Cottin Pogrebin (Biblioteca Mujeres Judías)

Adaptación Galia Fernandez

Share:

1 Comment

  • Miriam, 27 mayo, 2022 @ 5:59 pm Reply

    Que clase de literatura una exquisitez de lectura. Todah conozco quien fue Golda Meir.
    Una titana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *