Por Tamar Rotem                                                           Ilustración: @sarahbethbacaart

La Reina Ester es la superhéroe de las niñas religiosas. No hay un disfraz de Purim más bonito que un vestido azul pálido teñido de oro.
Pero no es solo por la vestimenta glamorosa de Ester que supera en número a Vashti en el desfile de Purim. Ester es la heroína indiscutible de la mitología judía. Ella representa a la mujer observante y su belleza y rectitud es aclamada en la literatura judía.
Por el contrario, Vashti, que no obedeció a su esposo, el rey Ajashverosh, fue excluida de la Meguilá y de la historia judía. Sin embargo, a pesar de su ridiculización, en los últimos años el movimiento feminista religioso ha adoptado su intrigante figura como un modelo a seguir por las mujeres.
La historia del castigo de Vashti al comienzo del Rollo de Ester es engañosa. Parece ser un drama marginal diseñado para impulsar la verdadera trama: la victoria de Ester y Mordejai sobre el malvado Hamán.
Sin embargo, en una segunda lectura, es imposible ignorar el importante debate social que rodea a Vashti. La tragedia de Vashti tiene lugar durante una fiesta Shushán en el palacio de la antigua capital de Susiana o Elam, y la residencia de invierno de Ajashverosh y los reyes de   Persia. “Al séptimo día, cuando el corazón del rey estaba alegre por el vino “, se invita a   “que trajesen a la reina Vashti a la presencia del rey con la corona regia, para mostrar a los pueblos y a los príncipes su belleza; porque era hermosa“ dice el libro de Ester. Vashti se niega y es condenada a muerte. La ira del rey ardía en él, pero son sus consejeros quienes consideran “que no es solo contra el rey contra quien la reina Vashti ha obrado mal, sino contra todos los príncipes y contra todos los pueblos”.
“Aquella es una sociedad patriarcal antigua”, dice el Dr. Yaakov Maoz del Departamento de Estudios Judíos de la Asociación Israelí de Centros Comunitarios. “Los asesores advierten al rey contra una tendencia de desprecio hacia los maridos en el reino, que mina la revolución feminista de Vashti de raíz”.
En una lectura moderna y feminista de la Meguilá, las heroínas Vashti y Ester son diametralmente opuestas. Vashti es fuerte, no acepta exhibir su belleza, no acepta ser un objeto sexual; mientras que Ester usa su belleza y su sexualidad.
Según Hanna Kahat, fundadora del foro feminista religioso Kolej, la elección de Vashti como la nueva modelo femenina por mujeres religiosas en los Estados Unidos en la década de 1980, seguida por mujeres religiosas en Israel, es una expresión de rebelión contra el establishment religioso.
Como tal, a las primeras feministas ortodoxas les convenía adoptar a Vashti, ya que las mujeres buscaban modelos de mujeres líderes con quienes identificarse. De esta manera, comenzaron a revivir y redimir a los personajes marginales que habían sido excluidos de las interpretaciones dominantes porque amenazaban al establecimiento masculino.
“Esto también es lo que le sucedió a Lilit”, explica Kahat. “Ella se hizo más popular que Eva”. Según la literatura talmúdica, Lilit fue la primera esposa de Adán y su igual. Las feministas aman el aspecto igualitario.
Según Kahat, a los sabios no les gustaba Vashti. “Ella es tan prominente en su determinación que me sorprende que no fuera identificada como un personaje positivo. Para ellos, ella representa al extranjero, al extraño, y es virtualmente satánica. No hay compasión ni comprensión por ella”.
Kahat señala que Vashti se convierte en un “símbolo sexual” de fantasía. ¿Por qué?, pregunta ella, ¿no es Ester quien actúa de una manera descaradamente sexual, resistida a esa clase de caracterización por parte de los comentaristas?
Rujama Weiss, profesora del Talmud en el Hebrew Union College, cree que los sabios estaban en conflicto con respecto al hecho de que “Vashti lucha por su modestia y su honor, mientras que nuestra heroína Ester está dispuesta a atarearse en el dormitorio”.
Sin embargo, para ellos era importante mostrar los diferentes destinos de ella, que está dispuesta a integrarse en el sistema patriarcal y obedecer sus reglas, y a la que lucha, y por eso Weiss dice que los sabios ennegrecieron el nombre de Vashti.
¿Por qué no apareció cuando el rey la convocó?
Algunos comentaristas dicen que ella enfermó de lepra, otros, que le creció una cola. En otras palabras, no se presentó porque su belleza se desvaneció en ese día. Otras interpretaciones sostienen que su destino fue la retribución por maltratar a las mujeres judías.
Vashti puede ser la nueva heroína de las mujeres feministas, pero Kahat dice que en los últimos años ha habido un retorno a Ester, así como a las matriarcas Sara, Rikva, Rajel y Lea.
“No es post-feminismo o un retorno al conservadurismo”, dice ella. “Hay un entendimiento de que estos personajes son parte de nuestra tradición y tal vez estamos tratando de negarlos. Por ejemplo, el heroísmo de Ester. Ella comienza completamente pasiva pero sufre una transformación. Ella toma su propio destino y el destino del pueblo judío en sus manos y se convierte en un verdadera lideresa judía”.
Tamar Rotem – Haaretz 20.3.1008

Share:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *