Por Galia Fernández                                                          Ilustración: @paintsbtchaya

La esclavitud ya es un hecho y Di-s tiene que encontrar la manera de comunicar a Moshé lo que debe hacer y cómo.

En Shemot 6:11

וַיְדַבֵּ֥ר יְהוָ֖ה אֶל־מֹשֶׁ֥ה לֵּאמֹֽר׃

El SEÑOR habló a Moisés, diciendo:

בֹּ֣א דַבֵּ֔ר אֶל־פַּרְעֹ֖ה מֶ֣לֶךְ מִצְרָ֑יִם וִֽישַׁלַּ֥ח אֶת־בְּנֵֽי־יִשְׂרָאֵ֖ל מֵאַרְצֽוֹ׃

Ven y dile a Faraón, rey de Egipto, que deje salir a los israelitas de su tierra”.

Según el Jizkuni (Jizkiyáhu ben Manoaj) Di-s le dice “¡Ven (Bó) y habla con severidad al Faraón!” Habla porque Yo iré contigo en esta misión.

Es interesante analizar a partir de esta orden siguiendo el razonamiento del Jizkuni que cuando Di-s le ordena a Abraham que dejara la tierra de Jarán para dirigirse a la tierra prometida; la Torá se expresa con el término “Lej (lejá) para decir Ve, vete.

Cuando El Eterno le dice a Moshé en Midián (Shemot 4:19): “Ve, regresa a Mitzraim…” también se expresa con la palabra “lej

En Shemot 4:27 encontramos cuando El Eterno le dice a Aharon que vaya al encuentro de su hermano Moshé: “Vé al encuentro de Moshé al desierto…” la Tora se expresa con la palabra “lej”.

Es decir que en el momento en que se le pide a Abraham, a Moshé, a Aharon que salgan de un sitio fuera de a una ciudad, Di-s usa el término “lej”.

Más aún en Shemot 7:15

לֵ֣ךְ אֶל־פַּרְעֹ֞ה בַּבֹּ֗קֶר הִנֵּה֙ יֹצֵ֣א הַמַּ֔יְמָה וְנִצַּבְתָּ֥ לִקְרָאת֖וֹ עַל־שְׂפַ֣ת הַיְאֹ֑ר וְהַמַּטֶּ֛ה אֲשֶׁר־נֶהְפַּ֥ךְ לְנָחָ֖שׁ תִּקַּ֥ח בְּיָדֶֽךָ׃

Ve a ver al faraón por la mañana, cuando salga al agua, y colócate ante él a la orilla del Nilo, llevando contigo la vara que se convirtió en una serpiente.”

Una vez más la orden de ir a ver a Faraón es descripta por la Torá por la palabra lej.

Según Rashi, el faraón iba al Nilo todas las mañanas para evacuar sus órganos, ya que habiéndose declarado a sí mismo una deidad, no podía permitir que sus súbditos lo viesen ante la necesidad de evacuar sus órganos. Es por ello se levantaba de madrugada, cuando nadie lo veía y salía al Nilo para hacer allí sus necesidades.

Es muy probable que Di-s no iba a acompañar a Moshé al sitio donde Faraón realizaba sus necesidades fisiológicas. Pero observamos aquí que Moshé una vez más tenía salir de la ciudad para dirigirse a orillas del Nilo, el término utilizado es “lej

El significado de (Bó) Ven בא, cuando Di-s le habla a Moshé siempre implica que Él lo está acompañando como lo había prometido.  ¡Como si tomara a Moshé de los hombros a modo de abrazo y le dice vamos juntos!

Estas dos maravillosas palabras me llaman poderosamente la atención.

En este tránsito por la tierra tomamos decisiones, nos movemos, instados muchas veces por nuestras inquietudes, nuestras necesidades, y es muy probable que detrás de estas inquietudes esté la Voluntad del Eterno. El gran dilema es poder entender cuando nos tenemos que mover solos y cuando El viene con nosotros. Cuando la orden es un “Lej” y cuando es “”.

No cabe dudas que el primer paso en nuestras decisiones tendremos que darlo nosotros solos y ese movimiento vendrá por un “lej”. Una vez que tomamos la decisión de avanzar, allí el Eterno nos acompaña en todo el trayecto.

En este libro de Shemot, Di-s tiene que traer de vuelta a Moshé a la tierra de Mitzraim. Y es Moshé y solo Moshé que tiene que tomar la decisión de regresar. Ahora bien, a la hora de enfrentar a Paró, Di-s está allí acompañándolo.

Su clímax llega en breve y ahora sí El Eterno no se queda en Mitzraim, ya no será una orden de salida sin su compañía, Él viene con nosotros, Él sale de Mitzraim junto a nosotros y Estará con nosotros durante toda nuestra travesía en el desierto

 

 

Share:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *